La Barranca - Los Almorchones

Sabado 4 de enero de 2020

Descripción de la ruta:

En esta ocasión, ya que no pudimos a final de año, la primera ruta del año la dedicamos a salir con los más jóvenes de las familias para instalar un nuevo Nacimiento en alguna parte de la sierra, la previsión era ir al Puerto de Guadarrama y colocarlo en el paraje denominado Peñas Blancas, pero según nos dirigíamos al puerto, vimos que estaba todo cubierto de nubes no presagiando un buen día, entonces tomamos la decisión de dirigirnos hacia el Valle de La Barranca que se veía despejado y soleado.
Una vez ya aparcados, nos preparamos para iniciar la ruta, justo detrás de los aparcamientos sale una buena pista que discurre paralela al rio, es el Camino de los Almorchones, el cual cogemos en dirección sur, después de kilometro y medio giramos hacia la izquierda para coger otra pista que llega hasta el pequeño Embalse de La Maliciosa, pasando primero por la Fuente de Beceillas y atravesando una puerta metálica a la izquierda del camino, ya en el embalse, lo bordeamos por la izquierda y tomamos el sendero que transcurre por el valle del Arroyo de Peña jardinera, el sendero es claro y discurre entre los matorrales, principalmente entre jaras y enebros, encontrando algunos pinos sueltos, a la izquierda tenemos la Cuerda de Los Almorchones, a la derecha la Cuerda de Los Asientos y enfrente El Peñotillo y La Maliciosa con unas vistas magnificas.
El sendero continua hacia el collado al sur de La Maliciosa pero nosotros lo abandonamos antes, cruzamos el arroyo justo debajo de un gran pino solitario y continuamos de frente en dirección oeste para subir a la cuerda, una vez arriba después de una cómoda ascensión, buscamos un buen sitio para colocar las figuritas y hacer las fotos de rigor, y viendo las horas que son decidimos comer aquí arriba.
Despues de reponer fuerzas y dar buena cuenta de los dulces navideños comenzamos la bajada, el sendero va serpenteando por la ladera y llegamos justo a la presa del Embalse del Pueblo de Navacerrada, pasamos por una puerta metálica y atravesamos la presa, que afortunadamente esta rebosando agua, otra puerta para salir y ya estamos en la zona de aparcamientos, ya solo nos que bajar un poco hasta los coches.